Un cabezazo de Puyol da el pase a España a la gran final

| 7 julio 2010 | 0 Comments

DURBAN, Sudáfrica.- Fue un triunfo por la mínima pero para disfrutar a lo grande. España venció 1-0 el miércoles a Alemania y por primera vez en su historia se metió en una final de la Copa del Mundo.

Una lluvia de ataques españoles durante casi todo el partido fue coronada por un cabezazo de Carles Puyol a los 73 minutos, para depositar a España en una final inédita contra Holanda.

Pase lo que pase el domingo en Johannesburgo, saldrá un nuevo campeón. Tantos españoles como holandeses nuncan han tenido la satisfacción de alzar la copa.

Todavía tenemos otro partido por delante. Vamos a ver si somos capaces de encontrarnos a gusto con el balón, dijo el técnico de España Vicente del Bosque.

La selección sinceramente hizo el mejor partido hasta ahora, en momentos grandes se crece más, añadió el atacante David Villa. Fue el partido más completo. Merecimos más goles.

Alemania y Uruguay, que el martes cayó 3-2 con Holanda, jugarán el sábado por el tercer puesto en Port Elizabeth.

Dentro de un inicio con vértigo pero sin llegadas claras, un intruso le puso un tinte diferente al partido cuando a los cuatro minutos saltó a la cancha con una vuvuzela, corrió casi hasta el mediocampo y allí fue frenado y luego sacado del terreno por oficiales de seguridad.

Tras esa acción, España se perdió el primero cuando Villa recibió de Pedro Rodríguez, enfiló hacia el arco y su remate fue bloqueado por Manuel Neuer, salvando a Alemania de lo que parecía una caída segura.

Toque en el medio con Xavi manejando los hilos y rotación en el ataque con Villa de punta y Pedro un poco más atrás, le fueron dando a España el dominio del partido.

Sin resignar el eje de su propuesta que también fue el ataque, Alemania se mostraba lejos de la contundencia de sus últimos duelos ante Inglaterra y Argentina, al costarle encontrar espacios, con Mesut Ozil y Bastian Schweinsteiger sin reeditar la próspera sociedad de la que venían haciendo gala.

Alemania volvió a salvarse al filo del cuarto de hora cuando un centro de Andrés Iniesta culminó con un potente cabezazo de Puyol que se fue apenas alto.

La sensación visual era que los españoles cuidaban el cero como agua en el desierto ya que a cada amenaza alemana defendían hasta con seis.

Pero cuando atacaban también lo hacían casi en masa, dejando una retaguardia con Puyol en el centro, Gerard Piqué a la derecha y Joan Capdevila en la otra punta.

Suficiente como para mantener a raya a los alemanes, que por entonces no habían hecho nada, con Lukas Podolski y Miroslav Klose absorbidos por sus marcas y sintiendo la ausencia de Thomas Muller, quien purga una fecha de suspensión. Su reemplazante fue el pálido Piotr Trochowski.

Pero de Alemania nunca hay que fiarse.

Cuando parecía adormecida, Podolski se hizo de la pelota y sacó un bombazo casi a ras del piso que Iker Casillas mandó al córner casi con la uña de su mano, cuando la media hora recién había quedado atrás.

Pedro reemplazó a Fernando Torres y fue la antítesis de Trochowski ya que se hizo notar en el armado ofensivo junto con Villa, Iniesta, Xavi y compañía.

Por su vocación ofensiva y el peligro que generó, España mereció irse a los vestuarios ganando.

Hizo más méritos con el arranque del nuevo capítulo, con disparos de Xabi Alonso y Pedro que terminaron afuera.

¿Qué hacía Alemania por entonces?

Nada. Veía pasar la pelota casi sin poder agarrarla y llevándose un susto tras otro como el que luego le dio Iniesta cuando la acarició casi de chanfle y la mandó afuera.

Acciones de España que fueron un calco: pelotas afuera del arco, pero cada vez más cerca del gol, como ocurrió cuando Villa recibió de Xavi y nuevamente desviado.

Comparte esta nota en tu RED SOCIAL favorita

Etiquetas:

Categorías: Futbol, Sudáfrica 2010

Sobre el autor ()